Me he roto

jueves, julio 02, 2015

Que triste es sentirse solo. Cuando todo tu ser se rompe en mil pedazos y escuchas en lo más profundo de ti como cada uno de esos pequeños trozos chocan entre sí con un suave golpe que se intercala con el silencio de la ausencia de tu respiración, de esa manera fuerte de exhalar a la vez que sigues derramando lágrimas y tristemente, porque es triste, con la nariz taponada, y esta misma, llorando.
Porque no existen riendas para las emociones, porque, cuando cada una de ellas empapa cada pedazo de tu ser, de tu piel, que empañan la mirada, te punzan las sienes, como eso, como eso no hay nada. Y por mucho que pienses que existe una fortaleza que solapa todo eso, no la hay, porque hay cosas que tienes dentro y solo puedes expresarlas sin palabras, solo llorando, rompiéndote por dentro. A veces, tonto de ti, piensas que la edad palia esto, que llegará un día en el que no te rompas pero, ya son muchos años igual, que sí, que cada vez es más esporádico pero también cada vez es más contundente y eso sin esperar nada a cambio es doloroso. Es fácil romperte con alguien presente, al menos tienes un cuerpo en el que apoyarte y apretar fuertemente con rabia porque ahora solo fluye rabia, seguramente por el arrepentimiento de no haber hecho qué, o no haber sabido reaccionar a, o, simplemente, y como es habitual, por acumulación, porque hay veces que no hay un motivo solo una pila de pequeños hechos que vas superponiendo uno a uno y como si de una montaña de libros se tratase al final se derrumba y ese clack, dentro de ti resurge y ya de nada sirve intentar ponerle frenos.

No me puedo contener, y aunque supiese me pregunto el porqué iba a hacerlo, si es que en realidad lo necesito. Que podré poner muros frente a mi, sonrisas torcidas, caras de ironías, voces que no se quiebran... pero la realidad es bien distinta. Detrás de todos esos muros hay una persona tan frágil que hasta mis manos tiemblan al admitirlo. Y me gustaría jurar que nunca he hecho nada de lo que me arrepienta pero si lo hay y son tantas cosas y distintas que, simplemente cuesta.

Que jodido es romperse, aunque sea esporádicamente.

0 Comentarios

CopyRight Miguel M. Williams 2012 - 2015. Con la tecnología de Blogger.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Visitas