Fragilidad

sábado, julio 08, 2017

Me pierdo en mi interior. No es cuestión de complejidad ni de simpleza, es algo más abstracto, difícil de describir, de sentir y sobreponerse. Los caos internos, interminables luchas que se alzan contra uno mismo. La estabilidad nunca fue un fuerte del interior pero siempre fue mejor pensar que nadie puede dañarte a saber que eres la pluma que mueve el viento.


Pasa el tiempo por encima de mi, las experiencias se amontonan en mi cabeza, se apilan sin orden y todo mi trabajo consiste en darles forma. Explicar la cruda realidad, entender como suceden las cosas y saber con certeza que es la verdad, siempre ha sido mi motivación pero a veces decaigo. Creo en la humanidad de las persona, creo con fervor en la bondad de las personas pero en ocasiones me partís el alma. La mente intranquila, frágil y extrema a veces juega en mi contra. Se desatan en mi todas y cada una de las inseguridades, que me convierten en un ser temeroso, sucio y sin cabida en un mundo tan cruel. Me bejo por los demás por la perdida de amor propio, no sé decir no, o basta, o hasta nunca. Si bien es cierto que el carácter más humano sale a flote con la necesidad de relaciones humanas, afecto y aceptación, estos, no son más que la proyección de mis inseguridades. 

Me es un mundo desprenderme de ese yo, no sé sacarlo de mi, nunca he podido y siempre sale a la luz, dejando tras de mí una estela de oscuridad. Ojalá pudiese matarte, crucificarte y que nunca resucites, hacer polvo tus huesos y esparcimos por el mar, que caigan en lo más profundo y jamás vuelvas a apoderarte de mi persona, de mí yo seguro y feliz. 

Me repugnas fragilidad. 

0 Comentarios

CopyRight Miguel M. Williams 2012 - 2015. Con la tecnología de Blogger.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Visitas