El mundo sigue loco

domingo, junio 14, 2015

El mundo sigue loco ahí fuera, cada uno con sus planes, con sus deseos insatisfechos, con sus alienaciones, con sus futuros formados en pequeños pilares que no soportarán más de tres fuertes acontecimientos. Pero que les vas a decir.
Que patético suena querer formar un camino o marcarse una metas cuando nada es estable en un mundo que muta cada cuatro segundos. A la mierda el futuro, a la mierda el pasado, a la mierda el presente. Son cadenas. Imagina vivir sin tiempo, sin un pasado, sin un futuro, simplemente, con una especie de presente, que solo será el, en este mundo actual, el pasado de mañana y el futuro del ayer.

No quiero anclarme más, a nada ni a nadie, no quiero que mi barco lo dirijan. Quiero, y no puedo, que mi barco esté a la deriva porque cuando intento anclarlo lo primero se hace es saltar por la borda. Que atractivo hay en la estabilidad, puede que todo el atractivo que deseo pero no se adapta a mi.

El mundo, sin embargo, sigue loco. El gran barco que apuesta por un rumbo si se engaña, se miente, se intenta escapar a mi. No hay razón para comprar ese billete, ni hay sitio para mi. Allí, donde ellos van con el smartphones pegados a las manos, donde el cargador del móvil es un cordón umbilical. Puede que el eje de mi inestabilidad se base en romper los ejes que encajan a mi pese a que me gusten como encajan en mi.

Lo siento, supongo. Pero yo no decidí vivir sin tiempo, sin hechos pasados, sin futuros hechos y sin pensar en los hechos que están aconteciendo.

El mundo sigue loco ahí fuera.

0 Comentarios

CopyRight Miguel M. Williams 2012 - 2015. Con la tecnología de Blogger.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Visitas