Renacer en tus brazos

domingo, septiembre 30, 2012

No sé cuantas veces he pensado en revivir en la mirada de desconocidos en si alguna de las tantas penumbras del camino encontraría a alguien que me devolviese la sonrisa que me robó una persona perfectamente imperfecta, perfecta porque me llenaba, era amor, amor del bueno, del que eres capaz de cruzar medio mapa por ella, e imperfecta porque cada día era superar una piedra mayor que la anterior, hasta que al final terminó, demasiado imperfecto, demasiada felicidad recibida pero mucha perdida.
No sé como ha sucedido esto, yo creía que no podía encontrar a la persona perfecta para mi en un botellón, en una fiesta, lo creía imposible, pero tal vez aquello de "la excepción justifica la regla" sea verdad. Perdí la felicidad hace mucho, los días pasaron a pintarse gris y la monotonía era la daga que me apuñalaba hasta dejarme sin espalda. Desde el primer momento la noté diferente pero es curioso porque ya había hablado con ella, pero la anterior vez, el alcohol y la timidez me cegaban, ahora, no. Compartir palabras y que estas abran las puertas de la ilusión...

Tal vez fue el destino, ese gran desconocido que no sabes si ya lo tiene todo planeado, si cada camino tomado ya había sido escrito, si no somos dueños de nuestros actos y lo importante, si de verdad somos libres, libres de elegir que hacer que no hacer, las consecuencias. No sé si ese desconocido me ayudó a conocerla, pero si fue así, gracias, gracias por regalarme a alguien que le da la perfección a cada segundo que paso con ella. La primera vez que decidimos estar solos, sin nadie que nos molestase fue mágico, esa palabra que usamos para idealizar, mágico, no exagero en absoluto, no sabes lo que es no poder parar de sonreír y de pensar en ella cada día antes de verla y estando con ella, igual. Momentos tan perfectos que estoy pasando con ella que a veces tengo que reflexionar si esto es real pero es que me da miedo, me da miedo a perderla a recibir aquello de "mereces algo mejor" o un "adiós" para siempre... Espero que nunca pase pero que si pase no duela tanto como otras veces, porque no quiero volver a vivir en un cielo gris y en un mundo negro.

Ahora mismo, mientras escribo esto no soy capaz de pensar en ella, todo esto, sale de mis sentimientos, no escribe mi cabeza, no escribe mi ortografía, escribe ella desde mí, escribe ella desde mis sentimientos. Solo tengo necesidad de una cosa, de un abrazo, como aquel que le di la primera vez, aquel que le dí después de susurrarle al oído aquellas palabras, aquel que me hizo renacer, aquel que volvió a darle color a mis días, a darle felicidad a esta vida y sonrisa a esta cara.

Gracias por existir, algún día te escribiré un poema en los muslos, en el brazo o en la mano, para expresarme abiertamente pero ahora... ahora dejaré que esto fluya.

4 Comentarios

  1. ERES MI PERFECCION, eres lo mas increible, lo mejor y lo que nunca nadie ha de despreciar o insultar.
    Gracias por esto, y por tantas cosas que mes dicho, me has hecho, por esas miradas y tu sonrisa tan limpia y pura

    ResponderEliminar
  2. Ahora mismo soy tuyo en ese sentido pero es que tu eres mi perfección pequeña :)

    ResponderEliminar

CopyRight Miguel M. Williams 2012 - 2015. Con la tecnología de Blogger.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Visitas